Disfrútalos ahora, es el momento

Hay veces en que me siento exhausta, que soy todóloga y que nadie valora mi esfuerzo (por grande o pequeño que sea) Ahora que mi peke ha crecido un poco más, recuerdo con cierta nostalgia cuando era un bebé, cuando me necesitaba para todo y cuando podía tenerlo “controladito”

Ahora veo con orgullo el crecimiento de su independencia, que prefiere jugar con amiguitos y primos en vez de estar conmigo y comienzo a sentir una “nostalgia temprana” porque llego a imaginarme cuando crezca aún más, cuando sea un adolescente que no quiera salir conmigo o prefiera estar con la novia (¡grrrr!)

Estoy consciente de que los desapegos deben existir, que es la “ley de la vida” pero ¿tiene que ser tan pronto? ¿No podría esperar unos cuantos años más?

Quizás estoy exagerando o el cielo gris de la ciudad influye en mis emociones, pero me gustaría que esta etapa de llegar llorando a pedir consuelo si se lastima o si está asustado, abrazarme con efusividad sin prejuicios ni pudor, decirme: “te amo mami” con total honestidad y de pedirme que le lea un cuento cada noche no terminará nunca.

Es cierto que todavía puedo disfrutarlo, lo sé, pero la etapa de bebé se me fue como un suspiro, ni cuenta me di, fue exactamente como mi mamá me dijo (sí, he llegado a ese extremo jaja!) Pero me doy cuenta de que cuando somos padres, los momentos hermosos con los pekes son efímeros, sus gracias, sus simplezas y todo lo lindo de la infancia parecieran esfumarse entre los problemas económicos, el estrés laboral, la situación social y demás cosas que ocupan nuestra mente y nuestro tiempo en nuestro papel de papás y mamás.

Por todo eso es que hoy decido, y les aconsejo, que disfruten, que permitan que sus pekes sean niños, que se rían de sus “boberías”, que le den la importancia a ese simple juguete que para ellos es su vida, que los carguen aunque ellos ya puedan caminar, que los abracen y consuelen si se los piden, que les presten atención y los vean a los ojos cuando les hablen, porque eso lo necesitan mucho, les hace bien sentirse importantes y tomados en cuenta.

Atesoren los momentos que puedan con el corazón, no con un gadget, porque lo que se siente y se vive en el momento, durará en la memoria toda la vida. Nunca pierdan la oportunidad de decirle a sus pekes que los aman.

¡A disfrutar de sus pekes! (Ahorita que lo son) 🙂

 

Besos mamis y pekes! 😀

Marly.

 

¡RECUERDEN SEGUIRNOS EN ESTE BLOG Y NUESTRAS REDES SOCIALES!

FACEBOOK   |   TWITTER   |   INSTAGRAM     |   YOUTUBE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s